Teatro "El Marte"

Se sabe que hacia principios del siglo pasado, dentro de la Asociación Marte, se reunía un grupo de jóvenes, formando una estudiantina. Su función era recorrer los pueblos animando las fiestas con sus canciones, danzando y haciendo juergas en las romerías.

Después de la Guerra Civil, las jóvenes de Trasvía fueron a Santander con la maestra, quien educó a tres generaciones de niñas, en "el día de la primera fiesta del niño" al Colegio Cántabro para hacer una representación; iban vestidas de montañesas y llevaron a escena un juego rítmico que se llamaba Las Espigas. También se acercaban al seminario el Día del Indiano para hacer otras representaciones.

Más tarde,en el año 1985, sería Julia García, la nueva maestra de la escuela, quien retomaría esta actividad. El día 30 de noviembre de aquel año, Día de San Andrés, el patrón del pueblo, los niños de la escuela de Trasvía representaron la obra "El Rey Que No Se Ríe", de la que la maestra fue la directora. Para estas primeras representaciones era otra vecina del pueblo, Chari, la que colaboraba con la maestra Julia, a quien todos llamaban Juli, en la realización de todos los decorados y en la puesta en escena de las obras.

La maestra había partido desde cero; enseñó a los jóvenes actores la dicción y el comportamiento en escena y llevaba a sus alumnos a presenciar espectáculos públicos a otras localidades de la provincia. Su trabajo a lo largo de estos primeros años de la nueva etapa acabó convirtiendo la representación anual de los niños del pueblo en el Día de San Andrés en toda una tradición.

Silvia, la directora actual del teatro, se unió al grupo de teatro poco después. Cuando recuerda esos esfuerzos iniciales de lo que es ahora un grupo con experiencia y consolidado señala que su mayor satisfacción por aquel entonces era ver cómo habían conseguido que esos niños, que comenzaron con cuentos populares y llegaron a representar a Tagore, “amaran de verdad el teatro”.

Desde aquel noviembre de 1985 el grupo de teatro de Trasvía ha representado más de una veintena de obras, aptas tanto para público infantil como senior. En el currículo de la asociación figuran desde musicales tan ambiciosos como Jesucristo Superstar o La bella y La Bestia, a obras infantiles como el Mago de Oz o Te pillé Caperucita. Su versatilidad queda patente tras el éxito obtenido al llevar a escena complejas comedias costumbristas como La venganza de Petra y Cuatro Corazones Sin Freno y Marcha Atrás o historias comprometidas como Bodas de Sangre y Fortunata y Jacinta.

Silvia Navarro, Alicia Yagüe y Rosario Cuevas tomaron el testigo del proyecto una vez que Julia dejó la escuela y decidieron formar dos grupos de teatro: Los

En total, la asociación cuenta con decenas de actores y actrices del barrio, que, conducidos por las directoras, están siempre dispuestos a trabajar duro y a ensayar de lunes a viernes, e incluso los fines de semana si es necesario, para preparar cada obra. Cuando se representan las obras, los asistentes han de abonar 4 Euros por la entrada al teatro, una cantidad que difícilmente cubre los gastos de decorado y vestuarios; los actores y actrices de la Asociación Marte trabajan, así, por puro entusiasmo y realizan su actividad sin que a ésta le acompañe el ánimo de lucro.

Las condiciones del teatro y los acabados de los decorados y de los vestuarios son, además, cada vez más profesionales: La sala del teatro ha sido recientemente reformada, los decorados son cada vez más ambiciosos y el vestuario, que antes se elaboraba “artesanalmente” entre todos, se le encarga en la actualidad a una modista, por lo que están mucho más trabajados y van mucho más acordes a las obras representadas.

El interés por las representaciones de la Asociación Marte ha crecido en la comarca con los años. Por un lado, éstas se han empezado a llevar a otros pueblos vecinos que solicitan una actuación para sus propias fiestas patronales. Por otro lado, y aunque al principio se realizaba una única representación coincidiendo con el día del patrón, en el propio pueblo de Trasvía el interés ha crecido como la espuma. Ahora, no sólo tienen que repetirla en las fiestas tres veces, debido a la imposibilidad de darle cabida en una sola sesión a la cantidad de público que se recibe, sino que además se vuelve a interpretar coincidiendo con el Puente de la Constitución para aquellos vecinos que se acercan de vacaciones unos días y no quieren perderse unas representaciones que son ya todo un clásico en la zona.

Principios del Marte en Trasvía
La estudiantina
San Andrés
Asamblea General
La Cenicienta
Los Tres Cerditos
Escena de Cuatro Corazones Sin Freno y Marcha Atrás
Escenario de Jesucrito Superstar
Silvia, la directora del teatro
Los actores
Subir
© 2010 Trasvia y los Cámbaros